Cindy Rueda De enfermera a chef – Mezcló la pasión, la constancia y la fe para llegar a su meta

02/09/2018 Exito Latino del Mes  No Comentarios

A pesar de que su pasión era ser chef, Cindy Rueda creció escuchando a su padre diciéndole que ese trabajo era largamente dominado por hombres, y que en lugar de cocinar en un restaurante debía de encontrar un empleo donde fuera más respetada.

Después de terminar la preparatoria, Cindy decidió seguir la carrera de enfermería tras graduarse a los 20 años de edad. Sin embargo, la joven no era tan feliz como cuando preparaba sus platillos en el hogar.

“Pasaron seis años antes de decir ‘esto no es para mí’… Me pregunté cómo les podía explicar a mis hijos en un futuro que debían seguir la carrera que más les gustara sin tener miedo si yo misma no estaba haciéndolo. Fue entonces cuando decidí cambiar mi profesión”, dice Cindy.

“Lo cierto es que nada ni nadie puede matar tu sueños, lo único que necesitas es tener la pasión, la consistencia y la fe para continuar. Debemos de borrar de nuestro vocabulario la frase ‘no se puede’, porque todo es posible”, indica Cindy, de ahora 38 años de edad.

Cucharadas de pasión

De madre salvadoreña y padre mexicano, Cindy confiesa que aprendió mucho de la cocina cuando sus padres la enviaban a El Salvador con su abuelita.

“Mi abuelita me hacía ayudarle para que yo no anduviera haciendo travesuras. En una ocasión recuerdo haber pelado unas 25 cebollas y llorar con los gases. Ella se me quedó viendo y me dijo que la cocina me iba  a gustar mucho. Desde entonces fue mi pasatiempo favorito”, recuerda Cindy.

“Mi mamá también fue una gran influencia. Ella también ama cocinar y tiene mucho talento, ya que nunca fue a la escuela pero le gusta leer libros de recetas donde aprende. Con esos mismos libros, yo aprendí en mi juventud a reinventar mis propias recetas”, dice.

Para los 26 años de edad, Cindy siguió su pasión y se registró en El Instituto de Arte de Santa Mónica para obtener una carrera en gestión culinaria. En ese lugar, explica Cindy, conoció un chef que la inspiró a entrar a una competencia para preparar un platillo de Green chicken Curry a pesar de que la competencia era solo para estudiantes a punto de graduarse.

“Mi secreto fue echarle corazón a la comida aunque nunca había preparado algo así. El jurado terminó encantado con mi platillo y gané la competencia, lo que me abrió las puertas para aprender a cocinar con un chef de Tailandia… Desde ahí me propuse aprender platillos de todo el mundo”, señala la emprendedora.

No puede faltar la libra de consistencia

Cindy empezó a concursar y ganar competencias. Asimismo, obtuvo trabajos en restaurantes, hoteles y después se desempeñó como chef privada de varios artistas de Hollywood, incluyendo Charlie Sheen.

Para el 2012, la chef empezó a dar clases en Los Ángeles Community College, y desde entonces ofrece clases. Asimismo se convirtió en chef de la marca GOYA, donde otorga clases para el club de cocina en el condado de Los Ángeles desde hace más de tres años.

La fe lo puede todo

Cindy busca en un futuro cercano abrir su propio negocio para servir en eventos especiales, ya que quiere que la comunidad sepa que la cocina deliciosa y sana existe.

“Con tantas enfermedades, siento que mi gente en ocasiones no sabe crear recetas saludables. Es importante ser más creativo y meternos a preparar platillos entre familia. El amor crece en la cocina, las memorias crecen en la cocina, la unión y las pláticas crecen ahí también”, dice Cindy.

Los mejores consejos de la chef

1.     Siempre desayuna para que tu metabolismo funcione al 100 por ciento todo el día.

2.     Nunca dejes de tomar agua. Ponle limón, menta, piña o fresas para variar sabor.

3.     Cambia todas las grasas malas por aceites saludables como el de coco.

4.     Limita las comidas con harinas y azúcar blanca y nunca hagas tus compras con hambre porque ahí es cuando compras los antojitos chatarra.

5.     Sustituye tu comida: En lugar de papas o galletas, busca pasas o cacahuates, almendras. Si buscas dulces, come fruta seca. Cambia la pasta por la quínoa y el arroz integral.

6.     Prepare comida saludable una vez a la semana para tener a la mano vegetales cortados, lentejas y frijoles preparados así como quínoa.

7.     Cambia los plásticos por el vidrio, ya que no son buenos para la salud o el ambiente.

8.     En lugar de dieta, llámale estilo saludable de vida, y poco a poco empieza a limitar lo que no es bueno para el cuerpo.

9.     Come proteínas de otros recursos a parte de la carne como las almendras, frijoles, quínoa y el aguacate.

10.                         Evita el azúcar artificial.

 

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>