…Para “muestra”, tres  completitas mujeronas!: La “Buena Vida” Comienza a Los Cuarenta

01/17/2017 Belleza

Definitivamente  la hermosura de la mujer se conjunta, toda, alrededor de los 40s… el talento aflora; el éxito brilla en su máximo esplendor, la madurez se huele!…y los hombres se arrodillan ante “las bellas” en  la cúspide de la fama.

La sexualidad femenina, indiscutiblemente, tiene bases emocionales… consecuentemente, son muchos los factores (físicos y síquicos) que determinan la felicidad sexual plena. Para una más clara y precisa explicación del tema, nada mejor que la “autobiografía” de la Dra. Shore (nombre ficticio) mediante la cual hace importantes revelaciones sexuales acerca de las mujeres que ya habían rebasado los 30 años, y cuyas experiencias fueron descubiertas durante un estudio de ‘psicología familiar’, auspiciado por una Dependencia Gubernamental de los Estados Unidos y realizado por ella misma, como ginecóloga y obstetra, especializada en “planificación familiar”, y que fuera publicado no hace mucho tiempo en una revista médica especializada.

“…Si mi esposo me quería tranquila y receptiva, yo lo era. Si él deseaba un objeto sexual, yo era su objeto sexual. Ahora es distinto! Después de los 30, somos el uno para el otro…”

“Esto parecería poder resumirlo y explicarlo todo, pero los detalles de lo acontecido le darán a las lectoras la oportunidad de comprender mi objetivo y de entender a fondo su propia sexualidad”.

“…Le tenía tanto miedo a los años 30´s que me pasé 5 años ‘cumpliendo los 29’!.. No obstante, debo confesar que en ese lapso de mi vida me sucedieron cosas increibles…lucía mejor que cuando tenía 20!…era capaz de saltar, correr y subir escalones sin sentir que me ahogaba… Por supuesto que el ejercicio era mi ‘diaria vitamina’, por lo que mis pantorrillas y mis glúteos no habían perdido un ápice de su atractivo sexual. Mis temores a los ‘treintas’ fueron desapareciendo… Al terminar, en ese lapso mi carrera, me sentí más segura que núnca. Fué entonces cuando descubrí ‘el gran poder de los treintas’! Los prejuicios acumulados fueron esfumándose, las experiencias adquiridas me otorgaron nuevos valores y una mayor confianza en mí misma…ahora se me habrían las puertas del éxito, triunfaba en todo lo que intentaba y, lo más grande, perdí el miedo al envejecimiento y pude, por fin, ser feliz sexualmente!

“…El terror que antes había sentido a ‘la madurez’ fue la inspiración para el estudio sicológico que, entre mujeres de mi misma edad, realicé en la Ciudad de Nueva York: un ‘campo propicio’ para saber cómo es que piensan del sexo las mujeres ‘maduras’, puesto que, siendo ésta la ciudad más cosmopolita del mundo, las personas que ahí residen representan un grande, valioso y variado tesoro de experiencias que, expresadas abiertamente, reflejan un amplio criterio realístico de lo sexual; confiablemente digno de ser observado y ¿por qué no?.. de ser imitado”.

“…Por supuesto que el ‘plan principal’ de aquel estudio era el de investigar, sólamente, las condiciones familiares en relación a la planificación…Pero el tema dejaba abierta la posibilidad de también hacer preguntas a cerca de las relaciones sexuales, y la gran mayoría de las mujeres ahí, hablan de esto con la mayor naturalidad del mundo…lo que me facilitó recabar una serie de respuestas a la interrogante que más me interesaba sobre el tema y lo que resultó en estadísticas, de las que se desprenden las siguientes deducciones…afirmativas en un 90 por ciento, pero que no fueron incluidas en el

Contexto del estudio sicológico, obviamente…ya que para las estadísticas oficiales gubernamentales, nada interesaba el saber las apreciaciones que del sexo, con respecto a la edad, tenían las parejas encuestadas…asi como tampoco sus experiencias ni sus preferencias, con relación a la diferencia de edades… Y tampoco interesaban para el ‘plan de investigación’, muchos de los otros aspectos que pudieran constatarse sobre ‘la madurez sexual’ y de los que aqui sacamos provecho..”

“…Después de los 30 años, las mujeres están cruzando la mejor época de su vida!.. Y esto lo aprovecha la mayoría de ellas para saber cómo lograr que ‘sus’ hombres no se sientan, a la misma edad, demasiado viejos como para no darse cuenta de ello.”

“…Uno de los consejos para ‘acaparar’ la atención de los hombres y para que una ‘treintona’ pueda estar en mejor forma que cuando tenía 20 es que, sencillamente, se cuide más!.. La mayoría de las encuestadas afirma que después de los 30 años, las mujeres disponen de más tiempo para hacer lo que quieren; pueden asistir al gimnasio, sudar a mares en un sauna, recibir masajes regularmente y tratar su cuerpo como una buena ensalada: con pepinos, aceites, etcétera… Todo esto sin que el marido se encele, sin que pregunte:¿a dónde vas, o dónde estabas? Y sin tener que preocuparse demasiado por su cara y su aspecto general; porque ella sabrá que está mejor que antes! Y porque la confianza en sí misma es el mejor de los cosméticos…”

“…Y es precisamente después de los ‘treintas’ cuando la mayoría de las mujeres comienzan a aprovechar toda la sabiduría y la experiencia acumuladas durante los años anteriores… La mujer sabe, a esta edad, cómo utilizar todo el ‘arsenal’ de armas, físicas y mentales, de su pertenencia y a su disposición. Y lo utilizará… lo hará!.. Sencillamente porque se ha dado cuenta de que los años no pasan en balde y de que, en definitiva, ni eran tan terribles como se los había imaginado sino por el contrario, la habían enriquecido sexualmente…Ahora sí sabe lo que quiere y lo que desea! Ya no es más sólo lo que el marido intuye, inventa o quiere hacer; ahora se trata de ‘vivir sexualmente el uno para el otro’ y, esto, marca la diferencia y la preferencia…”

“…Entre los 30 y los 40 años, la mujer nota más la liberación de las presiones y obligaciones que antes la combatían… La nueva actitud que las mujeres asumieran hacia los hombres y hacia el matrimonio, con el movimiento de la liberación femenina y el impacto de la revolución sexual, extendió enormemente la potencialidad de las mujeres maduras; más interesantes y preferenciales”.

“…Porque después de los 30 las mujeres son más sensuales que nunca, disfrutan profundamente de todos los placeres sensoriales!..”

“…Es en esta edad que la mujer conoce sexualmente lo que está haciendo y por qué. Y sabe, también, exactamente hasta dónde puede llegar en lo sexual… Y esto los hombres lo sienten, lo entienden y lo aprecian!.. Por eso, quienes del lado de la masculinidad han experimentado, o gozado, el amor con una ‘treintona’, prefrentemente buscarán una mujer ‘madura’… Las mujeres en esta edad son, además, más confiadas y seguras de sí mismas; se entregan por completo y ofrecen todo lo que tienen, disfrutan más de todo lo que saben y se prestan a descubrir lo que ignoran!.. pero también piden y exigen, en la intimidad, lo mismo que dan y ofrecen !”

En definitiva, aquel estudio reveló que las mujeres que rebasan los 30 años, son las mujeres más felices sexualmente; las que más felices hacen a sus hombres y las que más se preocupan por la conservación del matrimonio y la familia.

Y esto que hacemos nosotros, es invitar a las mujeres a que enfoquen su sexualidad hacia los mismos objetivos: el matrimonio y la familia… pero que traten de sacar ventaja de los artículos como éste, que encierran un mensaje educacional sexual, que mucha falta hace a las “veintonas”, “treintonas” o “cuarentonas”…porque si las mujeres descubren lo que poseen y lo que valen, y saben aprovecharlo, todas ellas estarán coadyuvando a la consolidación de la pareja como pilar de la familia con largo futuro… Quizá con muchas más ganas ahora, cuando saben que los hombres seguirán disfrutándolas, conservándolas y prefiriéndolas “maduritas”. ***